En 198 parte de nuestras vacaciones las hemos empleado en visitar Palestina y así comprobar lo que todos ya sabemos, la vulneración de los derechos humanos que está sufriendo el pueblo palestino.

Gracias a la asociación SodePaz hemos tenido la oportunidad de conocer la realidad Palestina de primera mano.

Gracias a la asociación de mujeres ( Union of Palestinian Women´s Committes ) hemos podido ver como mujeres se organizan y luchan por una justicia, el feminismo.

Gracias a la asociación Alrawad hemos visitado el campo de refugiados de Aida, donde hemos podido ver como 5000 personas se les han expropiado sus tierras o se les han privado de la libertad de movimiento a otras zonas con el muro de la vergüenza.

Gracias a la asociación de la defensa de los presos Addameer hemos visto como se organizan y se defienden ante las detenciones ilegales y torturas.

Hemos visitado cooperativas de alfareros y costureros donde profesionalmente elaboran auténticas maravillas con el vidrio.

Hemos visitado el poblado beduino Khan Al Ahmar dos días antes de que los tribunales israelíes fallasen para su inminente destrucción y así poder llevar a cabo su plan de segregación y aislamiento a través del plan trazado de construcción del muro.

De primera mano hemos podido ver como la familia de Shady sufrió la demolición de su vivienda por el simple hecho de estar en territorio C y no cumplir con la manipulada y desigual legislación israelí.

Sin embargo, también hemos visto un pueblo valiente, honrado, con orgullo y dispuesto a defender lo que le pertenece, su tierra y su libertad, a pesar de que los organismos internacionales tiendan a mirar hacia otro lado.

Nos vamos con la esperanza de que “ cuando un pueblo enérgico y viril llora, la injusticia tiembla”.

EXIST IS TO RESIST.       #FREEPALESTINE