Allá por 2007, una profesora de diseño llamada Kate Flecher acuñó el término Slow Fashion. Este concepto se ha insertado en nuestro vocabulario colectivo y en los últimos tiempos ha cobrado más importancia. Sobretodo desde 2013, tras el derrumbe de una fábrica textil en Bangladesh, donde murieron 1100 personas. Este hecho puso de manifiesto la cultura de producción textil imperante y desarrolló un movimiento contrario. El término hace referencia a compradores y productores de moda que buscan cumplir unos mínimos éticos y de sostenibilidad. No hace referencia a personas antisistema sino individuos que buscan que el modelo sea sostenible.Un ejemplo es el de la ropa hecha en España.

¿Por qué nace el término Slow Fashion?

Las grandes multinacionales del sector textil han centrado sus estrategias comerciales en ampliar los márgenes de beneficio. Operan de forma global, reduciendo costes y para ello producen en países donde la mano de obra es más barata. Así pueden vender en el primer mundo a un precio muy por encima del coste. La necesidad de consumo de ropa en el primer mundo se ve satisfecha de esta forma. Y pese al evidente perjuicio a países en vías de desarrollo, las compañías desmienten que sea una práctica habitual. La información acerca de esto empezó a hacerse pública y con el tiempo, surgieron personas que no querían seguir comprando a este tipo de empresas. Era cuestión de tiempo que se generase el movimiento.

Mandamientos Slow Fashion

  • Oponerse a la moda producida en cantidades supra industriales.
  • Decantarse por productos artesanales para apoyar a las pequeñas empresas, el comercio justo y las prendas fabricadas localmente.
  • Fomentar el reciclado de prendas comprando ropa de segunda mano o vintage y donando las prendas que ya no se utilicen.
  • Elegir ropa fabricada con materiales sostenibles y producida éticamente.
  • Incorporar a nuestros armarios prendas clásicas y que duren más tiempo.
  • Hacer nuestras propias prendas: reparar, personalizar, alterar… para así alargar sus años de vida.
  • Disminuir el consumo de ropa: no comprar de forma compulsiva sino elegir prendas especiales y de máxima calidad.

Ropa made in Spain

Dentro de todo lo que se puede hacer para lograr un mercado de la moda más sostenible. En 198 nos centramos en la producción ética y el desarrollo de negocio en torno a nuestro producto. El 90% de nuestra producción está realizada en Europa, principalmente en España. Perseguimos el objetivo del 100% para un breve plazo de tiempo. Aunque parezca irreal, el mercado de producción textil español está tan desindustrializado que cuesta producir algunos patrones concretos, si tienes un taller, estamos interesados en conocerte, envíanos un mensaje.

España es un país con amplia experiencia textil y la mano de obra está muy formada. Es por esto que nos sentimos especialmente orgullosos de que algunas empresas hayan decidido incorporar nuestros patrones a sus diseños de cara a 2017 y que eso vaya a significar una inyección de empleo y economía para esas zonas tan castigadas por la producción en masa.

Además, en España y en los países de la unión europea con los que trabajamos, las conquistas sociales de los años anteriores nos permiten confiar en que quienes diseñan, cosen, empaquetan y transportan nuestras prendas, trabajan en plenas condiciones.

Así garantizamos que la riqueza se reparta entre la cadena mientras hacemos ropa hecha en España.

Nuestras prendas slow

 

 

Comprar polo hecho en España

Polos Iru o Rise Up

Buque insignia de 198 y 100% de fabricación española son los polo RISE UP o Polo IRU. De corte entallado y tejido fraccionado de doce en doce hilos. Además, el tejido extra grueso de máxima calidad se conservará perfecto en el tiempo. Lavado tras lavado.

 

 

 

comprar sudadera hecha en España

Sudadera Hamburg

Conoce esta sudadera negra de corte clásico y serigrafía de alta calidad en el pecho. Como detalle, lleva el símbolo de la victoria de la gente bordado en la manga.  Es un 80% en algodón peinado y 20% en poliester. La Hamburg de 198 cuenta con el certificado Fair Wear Foundation que garantiza los derechos y las condiciones laborales de los trabajadores que lo han producido.

 

 

Camiseta para chica fabricada en Tencel

Winehouse, la camiseta ecológica.

198 empieza a incorporar en sus colecciones productos ecológicos que respeten el entorno de origen. Lo hacen bajo el sello de EARTH POSITIVE. Uno de esos productos es la camiseta winehouse. Camiseta gris de tirantes curvada. Compuesta por una fibra natural celulósica producida de la madera, el Tencel. Así, ofrece a la piel bienestar debido a un óptimo transporte de la humedad.

 

 

Estas son algunas de las prendas que puedes encontrar en nuestra tienda online. Si lo prefieres puedes pasar por nuestro local en La palma 76.

Así es como hacemos un mercado más justo y como repartimos la riqueza mediante ropa hecha en España. Recordad que juntos, somos más fuertes.

 

 

Sólo podemos vencer.