198 representa la lucha de un pueblo por recuperar su voz y hacer justicia. Su logo es la viva imagen de los que no olvidan y aún combaten la oscuridad. Es el reflejo de un pueblo que, representado con media cara sobre la que descansa una corona de laurel como símbolo de victoria y éxito, aún pelea por alcanzar la luz.
Por eso, del símbolo de 198 tan solo vemos la mitad. Porque un día algunos convirtieron la violencia y el miedo en la base del poder. Y a partir de ese día, el silencio se cobró la voz de miles de personas; y todavía quedan muchas de ellas por recuperar.
Por eso, ahora, es la hora de gritar.
Gritar por los derechos que un día nos fueron arrebatados. Gritar contra los muros que se encuentran quienes buscan un futuro. Gritar por las mujeres cuyas vidas fueron arrebatas o maltratadas. Gritar contra los discursos de odio. Gritar por la libertad. Gritar por todo lo que nos fue arrebatado.
Así que, ¿qué es 198?
198 es República, memoria, sacrificio y gritos que el poder no será capaz de callar de nuevo.
198 es reivindicación y la firme creencia de que el pueblo puede cambiarlo todo.
198 es la continuación de una batalla que aún podemos ganar.
SOLO PODEMOS VENCER.