Lo primero que tenemos que saber cuando hablamos de la chaqueta bomber es que bajo ese seudónimo escondemos una multitud de nombres. La B3, o bómber original. La A2, la MA1, la B10 y la B15. Las tres últimas son las más populares actualmente.

¿Por qué se reinventa tanto? Para empezar porque la actualizan los ejercitos. Para seguir porque tiene tantos clichés encima que no sabe cómo hacerse un hueco en la moda. A pesar de la evidente necesidad de una de estas chaquetas en cualquier armario.

Estrellas del reagge, Silvester Stalone, Steve McQueen, Skinheads y sobretodo pilotos de bombardero, nos ayudan a entender la atemporalidad de esta prenda.

Hemos venido a hablar de la bomber.

Conociendo a Mr. Irvin.

Leslie Lorey Irvin nació en Los Angeles en 1895. En su juventud participó como extra para la industria cinematográfica Californiana. Saltó por primera vez en paracaídas en 1914 una altura de 1000 pies y le cogió tanto gusto que se unió a la Royal Air Force británica poco después.

En 1919 patentó su propio paracaídas. Se lanzó para probarlo en un descenso recordado como exitoso a pesar de que Irvin se rompió un tobillo en el aterrizaje. Gajes del oficio.

Recuperado de su lesión unos meses después, fundó en Buffalo (Nueva York) la Irving Air Chute Company (Con g al final de Irvin por error de una secretaria que no se quitaría del nombre hasta 1970, o eso dicen) Los primeros paracaídas se vendieron como churros durante la segunda guerra mundial. Leslie diseñó una buena gama de productos para satisfacer las necesidades de los pilotos… Cinturones de seguridad, paracaídas y por supuesto la chaqueta bomber (de bombardero) o, si queremos ponernos técnicos,  la chaqueta B3.

Diseñada para abrigar, y punto.

Si los pilotos de la primera mundial levantasen la cabeza se quedarían de piedra con la bomber que se vende hoy. La B3 original fue patentada por Irvin en 1926. Era una chaqueta de cuero o piel gruesa, con cierres de hebilla en los laterales, cremallera frontal y borrego de lana por el interior hasta el cuello. Una superchaqueta dirigida exclusivamente a cubrir los cuerpos de los pilotos que, a más de 30,000 pies de altura, sufrían temperaturas de sesenta grados bajo cero en cabinas despresurizadas. La bomber que conocemos actualmente se parece muy poco a esta. ¿Qué paso?

chaqueta B-3 aviador Rocky Balboa llevando la B-3

 

Los americanos y la A-2.

La industria textil americana tomo nota de Irvin y diseñó para aquellos pilotos que volaban a menor altura una alternativa mucho más cómoda. Sin borrego, con dos bolsillos laterales e incorporando por primera vez los elásticos en los puños y el bajo. El cuero se cambió por la piel de foca y más adelante por piel de caballo. La A-2 subraya lo mejor de su predecesora y la enfoca hacia la chaqueta que conocemos. Pero no es la última innovación.

pilotos americanos llevando la chaqueta A-2

pilotos americanos llevando la chaqueta A-2

Las chaquetas de aviador A-2 se extendieron entre la población civil por su acreditada protección contra el frío y porque se veía como un símbolo de heroísmo. Fue producida en masa y se mantuvo como prenda habitual del ejército de los Estados Unidos desde los años 30 hasta mediados de los 60. Actualmente son varios los personajes públicos que se dejan ver con ella.

Obama llevando la A-2

Obama ha vestido la A-2 en varias de sus apariciones públicas

 

La MA-1 y Alpha Industries.

La A-2 se convertía en objeto de culto mientras otro general americano, Arnold Gap, se cansó de la piel de foca y aprovechó la aparición tejidos sintéticos, como el nylon, para renovar la indumentaria de las tropas. Ultima vuelta de tuerca a la chaqueta. Mismo objetivo que la B-3, mismos bolsillos y elásticos que la A-2, mucho más ligera y una característica propia, es impermeable.

 

alpha industries chaqueta MA 1

La MA-1 de Alpha Industries

skinheads con la chaqueta bomber

skinheads con la chaqueta bomber

 

Incorpora por primera vez el bolsillo en la manga izquierda pensado para guardar bolis o cualquier cosa útil a los mandos de un caza. La chaqueta MA- 1 y sus derivados la B-15 y la B-10 (con cuello) son la versión militar más reciente de lo que hoy en día conocemos como la bomber. El modelo con el interior naranja está pensado para que los pilotos den la vuelta a la chaqueta y ser localizados por otros compañeros. La NASA utiliza una versión renovada de la MA-1 en sus viajes al espacio. Alpha Industries, empresa que comercializa chaquetas militares, comenzó a producirla en masa y su expansión a día de hoy es tan evidente que no paran de salirle tanto fans como detractores.

Chaqueta bomber de la NASA

Chaqueta bomber de la NASA

La chaqueta bomber en la actualidad

Todas las chaquetas que sirven para algo son controvertidas, por aquello de estar en la calle. A la bomber se la asocia con los skinheads y es normal porque este movimiento la ha venido utilizando en su estética habitual. Militares, cantantes de reagge, políticos, deportistas y estrellas de Hollywood caen rendidos en cuanto tienen ocasión. Sin dar explicaciones a nadie. Cualquier cliché que se le quiera incorporar a esta prenda está desacreditado por su utilidad a lo largo de la historia. Sólo por Irvin merece la pena tener una.

¿Es la mejor chaqueta del mundo?

Bueno, compite cara a cara con la Harrington. Pero sí, estamos hablando de una de las 10 prendas que enseñar a los amigos. He llevado puesta durante varios días la bomber de 198. Tengo que decir que con esta chaqueta no es fácil pasar desapercibido. La gente se fija, algunos extrañados y otros porque quieren saber dónde la has comprado. He recordado a Irvin en muchos momentos a mitad de camino. Cuando las zapatillas estaban caladas pero mi jersey de lana intacto.

Si quieres comprar la chaqueta bomber en España nosotros te ofrecemos la MA-1 con el corte original y la cara de Apolo bordada en el pecho. Tejido en algodón 100% y con el clásico forro interior en tartán de nuestras chaquetas. Fabricado en Europa y como siempre, por cada prenda que compres donaremos una igual. Infórmate de nuestra campaña solidaria en este enlace.

comprar bomber 198 en España

 

¡Salud!