Te veo comiendo sopa derrochando naturalidad y pienso que la vida ha reservado para ti una posición distinta. Eres la heredera, tú, una mujer de la generación Z. Tendrás que pasar por donde antes lo hicieron Juana La Loca o Isabel II. Pienso que tu vida ha sido tocada por una gracia inesperada, fruto de un sistema que muchas de quienes seremos tus vasallas no compartimos.

No es personal, no dudo de que estés preparada y que podrías hacerlo. Después de todo, es tu único trabajo ¿No? Nadie puede despedirte. No es porque no me gustes tú o tu familia, es mucho más sencillo que eso, yo creo en una sociedad donde el papel de representante se consigue con el apoyo de la mayoría

Y es que entiéndeme, hermana, soy republicana


Estoy siguiendo el camino de mi abuela y de mi madre, que también me dieron de comer sopa, de cualquier cosa que hubiese para echar a la olla. Sopa en un comedor mucho menos bonito que el tuyo y sin grandes ventanas desde las que ver llover, que dejaba mi madre preparada antes de salir a trabajar.

Hoy, 14 de Abril, quiero contarte una historia sobre la sopa

Hubo una vez una época muy distinta, unos años duros y de constante lucha… pero que reforzaron la dignidad de nuestro país.  En aquellos años no existía la familia a la que perteneces, un pariente lejano tuyo huyó cuando vio que las urnas (porque ya se celebraban elecciones) le daban una abrumadora mayoría a quienes pensaban que la Jefatura del Estado, debía elegirse por algo más que los genes.

A partir de ese día, el 14 de Abril de 1931, en este país pudimos votar las mujeres. Las calles se llenaron de libertad, de participación, de cultura y de sopa… al calor de aquellos días de fraternidad en Madrid, nació mi abuela.

camiseta republicana chica

Mis bisabuelos, Antonio y Gregoria, estaban muy contentos con la familia que habían formado. Algunas veces participaban en política, a Antonio le gustaba ir al Ateneo de Madrid para mejorar las condiciones de sus compañeros en la imprenta municipal y Gregoria era la enfermera más reivindicativa del Hospital Provincial de Madrid, mucho antes que llegara la clínica Ruber, donde tú naciste. Gregoria y Antonio iban con mi abuela las tardes de los domingos al Parque del Retiro y en invierno, se calentaban con un buen plato de sopa. Tres años más tarde de nacer mi abuela entraron un día en casa y se llevaron a mis bisabuelos, esa misma noche fueron fusilados en la carretera que va hacia tu casa, allí donde comes sopa.

Fue la guerra, seguro que has oído hablar de ella. Un momento muy triste en la historia que acabó con las elecciones, la cultura, la política y la sopa. Mi abuela terminó la guerra en un colegio de monjas donde no pudo preguntar, a casi nadie, donde estaban sus padres y por qué ya no querían comer sopa con ella.

Se fue haciendo mayor y aceptando muchas cosas, consiguió un trabajo como costurera y se enamoró de Manuel, mi abuelo, que trabajaba tan duro que apenas pudo cuidar de mi madre cuando esta nació. Y así fue como mi abuela dejó su trabajo de costurera para encargarse de darle la sopa caliente a mi madre.

Mi madre pronto aprendió lo que es vivir sin abuela, por eso se prometió que nunca dejaría que su hija le pasara lo mismo y me llevó, desde muy pequeña, a comer sopa a casa de mi abuela.

Como ves, no somos tan distintas

Por eso hermana, cuando llega el 14 de Abril voy a la casa de mi abuela y cuelgo una bandera republicana, hacemos sopa y comemos juntas, brindando por Manuel, Gregoria y Antonio. Yo soy la nieta de la obrera que nunca pudieron matar, soy hija de un recuerdo en colores rojo, amarillo y morado. Yo soy republicana.

chica republicana

No puedo pedirte que te unas a mi lucha, sería estúpido hacerlo. Por eso sólo te invito a que des un paso al lado, o mejor dicho al frente, y que te presentes a una futura elección de la Jefatura del Estado por vía democrática.

Y es que hermana… España, mañana, será republicana

#EntiendemeHermana #SoyRepublicana #14Abril #RepublicaYa

comprar camiseta seleccion republicana