Tras la crisis de 2008, el periodismo se convertía en la segunda profesión más afectada por la desaceleración económica. Crisis en el periodismo, un sector que debe ser agente vertebrador entre la democracia y la sociedad.

‘’Sin periodismo no hay democracia’’. El lema de la FAPE (La Federación Española de Asociaciones de la Prensa). Me enerva cada vez que lo escucho. Con unos medios de comunicación privados que solo quieren mantener el status quo para fines comerciales, ¿democracia?

Las direcciones de las empresas se sitúan al lado de unos determinados intereses de clase: la clase dominante.
En el caso de los medios de comunicación privados, se sitúan junto a accionistas, propietarios y altos directivos. Esto no quiere decir otra cosa que, si eres un ciudadano, trabajador de a pie, te van a mear en la cara.

Todo esto me recuerda a una rima la cual puede sonar basta, pero más basta es la poca honestidad de los medios privados al tratar la información:
‘’Ni Rockefeller ni conspiranoia, lucha de clases, subnormales comedme la polla’’ (El Nega – Riot Propaganda).

¿Por qué? Porque cada vez que le decía a mis padres que la prensa privada nunca estaría de nuestra parte por quienes les financian me trataban de eso, de conspiranoica que querría salir en el programa Cuarto milenio.
Hasta que estalló el conflicto, y aunque parezca ridículo, el estallido fue el Caso Magrudis y la carne mechá.

Mis padres se dedican a la distribución de carne mechá y tuvieron que padecer cómo esa prensa a servicio de unos pocos ahogaban al trabajador por culpa de un jeta que se pasó de burgués vendiendo lo que no debía, haciendo así, quebrar pequeños comercios que se dedicaban a ello.

En 2001 pasó algo parecido. En las torres de refrigeración de El Corte Inglés había legionela responsable de una epidemia. Esta vez los grandes medios mantuvieron un rotundo silencio. Claro, El Corte Inglés es uno de los principales financiadores de esos medios como Antena3, Tele5, LaSexta, Cuatro, El País, El Mundo etc.

Cuando antes decía que ‘’se sitúan al lado de unos determinados intereses de clase’’ , me refería a que a esos medios no les preocupa que gente corriente se quede en la miseria porque uno se haya pasado de burgués, sino que le preocupa que a El Corte Inglés (entre otras grandes
empresas) no le roce ni el viento. Encima, el destape de esta epidemia le costó el puesto de trabajo al periodista Javier Ortiz por destaparlo.

Entonces, ¿no hay periodismo sin democracia? cil respuesta. En una democracia liberal, ’’La libertad de expresión termina cuando aparece el dinero y los nombres propios’’ (Pascual Serrano)

Este ejemplo se puede trasladar a cualquier ámbito. El más cercano lo tenemos en Cataluña y el vergonzoso tratamiento informativo dado.
Esto ya no trata de independencia sí, independencia no. Trata de un derecho, el de la libertad de expresión.
Hablar de antisistemas radicales por parte de quienes piden libertad de expresión y tratar de constitucionalistas a energúmenos con banderas de la falange y esvásticas nazis.

Pero claro, esa información hegemónica te la MEDIASET y AtresMedia. Berlusconi es el principal financiador de MEDIASET.
Berlusconi, ese político italiano propulsor de la ley Alfano. Esta ley establece que los cuatro mayores dirigentes del Estado, el presidente de la República, el primer ministro y los presidentes de la Cámara de Diputados y el Senado, no pueden ser juzgados por ningún delito no relacionado con su cargo mientras permanezcan en el gobierno.

Berlusconi también declaró que «Mussolini hizo cosas buenas. Pero bueno, serán cosas mías, conspiraciones y cosas de rojas antisistemas.