Las fronteras protagonizan los discursos de muchos que con tal de mantener privilegios prefieren dejar morir a miles de personas en el camino. Pero, ¿significan algo? O mejor dicho, ¿qué significa la palabra país, más allá de un territorio delimitado por políticos y monarcas del pasado?

No suena justo decir que personas que sobreviven, que no viven, en países donde nacieron por puro azar deberían quedarse allí para no estorbar. Expresar con una ausente empatía un »que les devuelvan a su país», olvidando que hace tan solo unas décadas atrás éramos nosotros quienes huíamos del nuestro. En muchas ocasiones, la gente olvida algo que debería unirnos más que nada y que, al mismo tiempo, perdemos un poco más cada día: humanidad. ¿Qué nos queda, si olvidamos todo lo que nos une y nos convertimos en seres vacíos que prefieren cerrar los ojos ante situaciones inhumanas en vez de ofrecer su mano? Las fronteras no deberían poder límites a la vida. No deberían representarse con grandes muros o vallas electrificadas. No debería esperarte alguien armado al otro lado. 

No importa en qué punto del mapa creciste. 

No importa de dónde vienes. 

Mereces tener una vida digna, y con nosotros siempre serás bienvenido. ✊ 🏼🌍 🌏 🌎 ✊ 🏽